4 cosas del inglés que dan miedito

 

Happy Halloween everybody! Se acerca uno de nuestros días favoritos del año (caramelos, chocolate, disfrazarse de cosas locas y salir a hacer el tontaina por ahí, ¿en serio hay a quien no le gusta esto?) y queremos celebrarlo con una recopilación de esas cosas del inglés que causan terribles pesadillas terribles a nuestros estudiantes.


Nuestros estudiantes ya no le tienen miedo al inglés. ¡Haz clic en la imagen y #BeLikeThem! 

 


 

*DISCLAIMER*

Antes de meternos en materia, te avisamos de que lo que estás a punto de leer puede herir gravemente tu sensibilidad, causarte traumas psicológicos y hasta provocarte posesiones demoníacas. No nos hacemos responsables si te empieza a dar vueltas la cabeza y empiezas a proferir alaridos recitando todos los phrasal verbs que te sabes. ¡Sigue leyendo por tu cuenta y riesgo!

 1. Cuando viene un guiri y te habla todo seguido y no te enteras de nada

Para echarse a temblar, desde luego. Pero ¿por qué pasa esto? ¿POR QUÉ, MALDITA SEA? A ver, por si no te habías dado cuenta ya, un idioma no es un conjunto de palabras formadas por sonidos. Un idioma es más bien un conjunto de sonidos que forman significados. Ahora mismo estás leyendo, y ves espacios entre las palabras. ¡Pero cuando escuchas eso no pasa! Cuando escuchas es más bien...

≪Holasoyunguiriytehablojuntandotodoslossonidosparaquenoteenteresdenadajajajasinoteenterasteaguantas≫

¿A que cuesta leerlo? Pues, por la misma razón, cuesta entender un idioma cuando lo oyes. Cuanto antes te hagas a esta idea, mejor para ti.

Tres consejos para que el listening no te dé pesadillas:

  1. Primero, ser consciente de que esto es así y va a ser así siempre. Ya lo eres. Bien.
  2. Segundo, aprenderte no solo cómo se escriben las palabras, sino también cómo se pronuncian y, sobre todo, cómo se unen cuando hablamos a una velocidad normal.
  3. Y tercero: ESCUCHAR, ESCUCHAR Y ESCUCHAR todo el inglés que puedas, aunque al principio no lo pilles todo, porque no hay otra forma de entrenar el oído.

 

2. Cuando las preposiciones en inglés no tienen ningún tipo de sentido

Las preposiciones son uno de los aspectos más terroríficos de cualquier idioma. Son como las arañas del lenguaje (¡pobres arañitas, qué mala reputación tienen!) Pero ¿por qué? ¿Por qué cuesta tanto asimilarlas?

Pues, a ver, porque son MUCHÍSIMAS y porque en realidad una sola preposición no se asocia siempre con un único significado. Por ejemplo, in puede usarse para referirse a dentro de lugar in my house, al momento en el que algo sucedió in 2013 o sucederá in two hours, a la ropa que llevas puesta He was dressed in black y a un millón de cosas más. Lo complicado es que estos significados no se mantienen de un idioma a otro y, claro, eso es MUY CONFUSO para todos.

Sigue estos tres consejos para vencer al terror preposicional:

  1. Primero, no te agobies y no intentes memorizar listas de preposiciones. No sirve de nada porque su significado cambia totalmente según donde aparezcan.
  2. Segundo, estúdialas en contexto. Para ello lo mejor es leer y escuchar MUCHO inglés. Y cuando veas una preposición que te choque, pregúntate por qué e intenta memorizar ese uso en concreto. Poquito a poco.
  3. Y tercero, asume que siempre vas a cometer errores con las preposiciones en inglés, por mucho que alcances un nivel excelentísimo. No pasa nada si te equivocas, no se va a acabar el mundo si metes un in en lugar de un on. Como mucho, te ríes un rato y te lo aprendes.

 


 

Nuestros estudiantes ya no le tienen miedo al inglés. ¡Haz clic en la imagen y #BeLikeThem! 

 


 

 

3. Cuando la pronunciación del inglés te da escalofríos

Que sí, que ya. Que en español las letras suelen ir asociadas inequívocamente a un sonido y todo es mucho más fácil. Pero en inglés NO. Es más, es rarísimo encontrar una letra del inglés que se pronuncie siempre de la misma manera. Y sí, esto es peor que lo del tío del saco. Somos conscientes.

Ahora bien, te puedes poner a estudiar historia de la lengua e intentar descubrir por qué (que, por cierto, es bastante interesante; te lo contábamos en este artículo), o simplemente puedes seguir estos...

tres consejos para que la pronunciación del inglés no acabe con tu salud mental:

  1. Primero, lo que siempre decimos: en el inglés hay que aprenderse las palabras en plan dos por uno: por un lado la pronunciación y por otro (y quizás este sea menos importante) la escritura.
  2. Segundo, no te vuelvas loca o loco intentando tener un acento perfecto. No va a pasar. A no ser que tengas una inmersión profundísima en el inglés durante mucho tiempo, NO VA A PASAR. De verdad, tu acento español no es ningún problema siempre que se entienda lo que dices. Aunque no lo creas, para nosotros es un acento precioso.
  3. Y tercero, asume que vas a cometer errores con la pronunciación hasta el fin de tus días y prepárate mentalmente para que no te entiendan siempre a la primera y te corrijan en alguna ocasión, por mucho nivel que tengas. Repetimos: no pasa nada si te equivocas, salvo que te echas unas risas y que ¡así es como se aprende!

 

4. Los… phrasal… verbs… uuuhhh

Cuenta la leyenda que, si dices «phrasal verbs» tres veces delante de un espejo a la medianoche del día de Halloween, se te aparece Richard Vaughan con un libro en la mano y te da un cogotazo. No es verdad, pero por si acaso, no pruebes.

Comprendemos perfectamente vuestro absoluto terror ante los phrasal verbs porque en español NO EXISTEN y, claro, os parece una cosa venida de una dimensión alienígena. Además, no se puede huir de ellos, no hay escapatoria: los nativos los usamos prácticamente en cada frase que decimos.

Tres consejos para que el monstruo de los phrasal verbs que vive debajo de tu cama se convierta en tu amigo:

  1. Primero, deja de estudiar listas de phrasal verbs como si fueras un papagayo. ¿A que llevas mucho tiempo haciéndolo y no te ha funcionado? Pues basta ya. Prueba a aprenderte uno al día y verás que funciona muchísimo mejor.
  2. Segundo, apréndetelos como si fuesen verbos normales y corrientes pero que están formados por dos (o más) palabras. De hecho, para los nativos es lo que son. Si le preguntas a un nativo no lingüista que qué es un phrasal verb, es muy probable que meta cuatro o cinco en una frase para decirte que él no sabe qué es eso y que no ha usado un phrasal verb en su vida.
  3. Y tercero, RELAX. ¡Deja de agobiarte! Hay un millón de phrasal verbs, nunca te los vas a aprender todos. No va a suceder y es contraproducente que sigas intentándolo. Apréndete los 10 o 20 más comunes y ve tirando con eso, que ya es bastante.

 

Esperamos que te haya gustado nuestro artículo de Halloween. Si no lo compartes con tus amigos en las redes sociales, la maldición de nuestros malvados Community Managers caerá sobre ti y todos tus descendientes, y nunca podréis tuitear en inglés sin erratas. Muahahahaha... Happy Halloween!

 

 


Our students speak English every day, and you? ¡Haz clic en la imagen y #BeLikeThem! 

 

 

¿Quieres recibir clases gratis en tu email? ¡Apúntate!