¿Cuál es el secreto del método Vaughan?

¿Cuál es el secreto del método Vaughan?

Cuando nuestras alumnas y nuestros alumnos prueban el método Vaughan, salen de clase maravillados. Y después de unas cuantas clases, cuando empiezan a ver lo rápido que están avanzando, quedan más encantados aún. ¿Por qué? ¿Qué tiene este método que lo hace tan eficaz? Hoy desvelamos el secreto del método Vaughan: las cuatro claves que, combinadas, lo hacen único.

Clave #1: nuestras clases son 100 % orales

Nada de leer. Nada de escribir. ¿Por qué? Sencillamente porque queremos sacar el mayor partido a nuestras clases con la única destreza que el alumno o la alumna no puede practicar fuera del aula: la interacción oral. Leer, pueden hacerlo en casa; escribir, también; incluso escuchar es algo que pueden hacer de forma autónoma si les damos el material adecuado a su nivel. Y, por supuesto, les motivamos a trabajar estas destrezas en casa, a modo de deberes que monitorizamos continuamente. Pero en clase, no hacemos otra cosa que no sea hablar.

Si quieres saber cómo trabajamos el speaking o la interacción oral en nuestras aulas, echa un vistazo a este artículo.

Clave #2: corregimos, repetimos, felicitamos

En clase corregimos todos los errores que cometen nuestras alumnas y nuestros alumnos. Todos. ¿Por qué? Porque sabemos que muchos de los problemas que los hispanohablantes tienen con el inglés son consecuencia de que a veces no les han corregido los errores en clase. Así, ¿cómo ibais a saber qué estaba bien y qué no?

Además, corrigiendo creamos buenos hábitos. Si alguien comete un error y lo dejamos pasar, estamos reforzando este error como correcto y es más probable que se vuelva a cometer más adelante. Por eso siempre corregimos en el momento y, a continuación, hacemos repetir la frase correcta para fijarla en la memoria. Para nosotros es muy importante que les hagamos repetir hasta que sea perfecto. Y una vez que el alumno o la alumna ha dicho la frase correctamente, le damos un refuerzo positivo (basta con un simple, Perfect! y una sonrisa). Así, se quedan con la sensación más que positiva de que realmente, después de esforzarse, han conseguido decirlo bien.

En Vaughan no creemos que corregir merme la confianza en el estudiante o la estudiante, sino todo lo contrario: hace que esté convencido o convencida de que lo que dice bien está bien dicho.

Clave #3: nos esforzamos en mantener un alto nivel de motivación

La motivación, para nosotros, consiste en lograr que nuestros alumnos y alumnas se enamoren perdidamente del profesor o la profesora, de la clase y del inglés. Sabemos que si conseguimos esto, haremos que vengan a clase felices, y con un alto nivel de motivación. Y con eso ya tenemos la mitad del trabajo hecho.

Por eso en nuestras clases nos esforzamos en que todos y todas estén prestando atención y participando en todo momento. Para ello creamos en la clase un ambiente de tensión positiva, a base de ejercicios dinámicos, breves y variados, con un ritmo frenético que no permite que nadie se aburra. Además, aparte de los aspectos puramente lingüísticos, nunca dejamos de trabajar la confianza con el idioma, porque sabemos que es algo tan fundamental como la gramática o el vocabulario.

Clave #4: nuestras profesoras y nuestros profesores son únicos

La última clave es la más importante de todas. El método puede ser brillante, los materiales pueden ser espectaculares, modernísimos, llenos de artificios audiovisuales... Pero, como el profesor o la profesora sean mediocres, no hay nada que hacer.

En Vaughan esto lo tenemos muy claro y por eso dedicamos todos los esfuerzos a formar a nuestro equipo docente. Todas nuestras profesoras y todos nuestros profesores son personas nativas angloparlantes o con un nivel cercano al bilingüismo; todos y todas pasan por un rigurosísimo proceso de selección que sólo superan aquéllos y aquéllas que tienen una verdadera vocación por la enseñanza del inglés.

Este proceso de selección culmina en un training muy duro de dos semanas, con unas 16 horas de estudio y trabajo diario, que sólo superan los y las que valen de verdad para trabajar en Vaughan. Además, una vez empiezan a dar clase, los propios estudiantes les evalúan constantemente y nuestro departamento de Teacher Training and Recruitment los monitoriza para mantener un nivel de satisfacción sobresaliente.

Si hay algo que diferencia al método Vaughan del resto y que consigue que sea un método tan eficaz, ese algo son sus profesoras y profesores, no nos cabe ninguna duda.

 

¿Quieres recibir clases gratis en tu email? ¡Apúntate!