La sorpresa en inglés. La tortura del ¡que heavy!

La sorpresa en inglés. La tortura del ¡qué heavy!

¿Cómo le explicas a un amigo hispanohablante que no se dice How heavy! en inglés? Al principio parece graciosa esta traducción ingenua de la frase ¡Qué fuerte! Incluso ¡Qué heavy! puede tener su gracia. Pero como sucede con casi todos los errores, después de un tiempo, empiezan a resultar irritantes. 

Para que no cometas tú ese error, en este artículo vamos a ver cinco formas de decir ¡Qué fuerte! en inglés.

 

1. No way!

Esta frase que se pronuncia como si fuera una sola palabra, /nouéi/, tiene un significado parecido a  ¡No puede ser! que no dista mucho de ¡Qué fuerte! (Este sería el momento perfecto para decirlo… ¡pero esperad!). En EE. UU., la expresión No way, José representa una negación contundente, es decir, ¡que no! El uso de No way! como expresión de consternación se remonta a los años 60 del siglo pasado aunque el adverbio noway (de ninguna manera) existe desde el año 1300. ¡Qué fuerte!

 

2. Oh my God! 

Según un diccionario de jerga inglesa, Oh my God! es una locución interjectiva que denota sorpresa o incluso shock. La verdad es que lo solemos usar cuando algo nos ha dejado boquiabiertos, cuando no nos queda otra que invocar al todopoderoso God. El acrónimo OMG /ou_emmm_chii/ (tan de moda en estos momentos) no lo inventó una adolescente californiana en los años 80, sino un almirante británico, llamado John Arbuthnot “Jacky” Fisher, cuando escribió sus memorias en 1917. Sólo queda una cosa por decir: Oh my God! o ¡Qué fuerte!

 

3. Unbelieveable!

Lo increíble es que seguimos utilizando este adjetivo para expresar incredulidad desde el año 1540. Se pronuncia /unbelíivvvabol/ que además de increíble, es un poco complicadillo, ¿verdad? Se puede utilizar sólo Unbelieveable!,  o si lo prefieres, lo puedes usar en frases como How unbelievable! That’s unbelieveable! ¡Qué fuerte!

 

4- Good grief! 

Esta es una exclamación que expresa miedo, sorpresa, consternación o cualquier emoción negativa. Existe desde el año 1900, pero su uso se incrementó a partir de los años 50 cuando se convirtió en la frase fetiche de Charlie Brown, el personaje del mítico cómic Peanuts. Para nosotros, es una frase irónica, ya que Good es bueno y grief es pena. ¿Qué hay de bueno en la pena? ¡NADA! La traducción más literal de Good grief es ¡Qué fastidio!, que es casi igual que ¡Qué fuerte!

 

5- You’ve got to be kidding!

Esta frase, que existe desde principios del siglo XIX, normalmente se traduce como ¡Tienes que estar de broma!, aunque es mucho más natural traducirla como ¡Qué fuerte! El verbo to kid significa burlarse, mofarse o tomar el pelo

 

¿Qué? ¿Te ha gustado el artículo? Nos parecería muy fuerte que no lo compartieras en las redes sociales... ¡Hazlo clicando en los botones que encontrarás a la izquierda! ;-)

 

¿Quieres recibir clases gratis en tu email? ¡Apúntate!