El método Vaughan en la escuela primaria

El método Vaughan en la escuela primaria

“Pero no lo entendemos. Si corriges al alumno demasiado, pierde confianza en sí mismo y no aprende bien.”

Estabamos impartiendo un taller sobre cómo impartir el método Vaughan en las aulas de primaria cuando un participante nos expresó esta duda. Era un profesor de primaria y decía que nunca corregía a sus alumnos porque quería mantener un ambiente cómodo en su clase.

Nos miramos entre nosotros, sin saber muy bien qué contestar. El método Vaughan se basa en la corrección inmediata, es más, consideramos  que corregir a un alumno es la responsabilidad de un buen profesor. Para nosotros, los errores son algo positivo, porque muestran los puntos débiles que tienen los estudiantes con el inglés. Identificar esos puntos es el primer paso para mejorarlos. Mamen cogió el micrófono y dijo básicamente eso. Sin embargo, el profesor de primaria seguía teniendo dudas.

“Pero yo quiero fomentar la conversación libre en mis clases. Si están todo el tiempo corrigiendo a los alumnos, ¿cómo pueden aprender a expresarse de forma fluida?” 

Sinceramente, en Vaughan no creemos en la conversación libre dentro del aula, porque pensamos que en este tipo de interacciones los que suelen hablar más son los que tienen más nivel o son más extrovertidos. Nosotros creemos que hay que incluir a todo el grupo para que todos participen por igual y es más fácil conseguirlo cuando el profesor gestiona la clase de forma activa. En este caso fue John quien contestó.

El profesor insistía: “Pero esto supone un gran esfuerzo para el profesor, ¿no? Guiando una conversación en el aula para que todos participen y para que cada uno de los alumnos mejore sus puntos débiles.”

Pues sí. En una clase con el método Vaughan todos sudan, tanto los alumnos como el propio profesor. Eso de quedarnos sentados en la silla mientras los niños escriben en sus cuadernillos no va con nuestro estilo de enseñanza. Nosotros nos levantamos, les motivamos, y les hacemos esforzarse, aunque siempre de forma divertida. Y les encanta, sobre todo a los niños.

"Lejos de vivirlo como una obligación, en una clase Vaughan el proceso de aprendizaje se convierte en algo parecido a un videojuego adictivo."

Todos quieren participar aunque les genera cierta tensión hacerlo. Y a la vez que la alumna o el alumno progresa, va ganando confianza, fluidez y precisión al hablar.

El profesor que nos estaba diciendo todas sus dudas asintió con la cabeza y tomamos un pequeño descanso.

Después del descanso, la idea del taller era que todos los asistentes hiciesen su propia clase “estilo Vaughan” con los contenidos de Mission Accomplished!, unos libros de texto y materiales que hemos escrito para enseñar inglés en Primaria. El profesor que nos había estado expresando todas sus dudas fue el que mejor lo hizo.

Después del taller, salimos a tomamos unas cañas. Era un sábado por la tarde y estábamos francamente agotados. “Espero que el profesor no haya salido con una mala impresión del método”, dijo Mamen. Tomamos un trago de nuestras bebidas, algo preocupados también.

Al lunes siguiente, de vuelta al trabajo y sentados en nuestras mesas, recibimos un email del profesor.

"Muchas gracias por el taller del sábado. Fue muy interesante y, a partir de ahora, voy a intentar incorporar el método en mis clases. Un saludo."

 

Esto nos hizo pensar en sus estudiantes, yendo a clase todos los días, motivados para mejorar su inglés. Y, por supuesto, también pensamos en el profe que estaba enseñando con esos mismos libros que habíamos escrito nosotros. Para este equipo de profesores, escritores y comunicadores no hay nada más gratificante que hacer que el camino del inglés sea más llevadero y enriquecedor para nuestros alumnos. Al fin y al cabo, profesores, escritores y alumnos estamos todos en el mismo barco.

 

¿Quieres recibir clases gratis en tu email? ¡Apúntate!